– 2018, un año de “parálisis”, “inseguridad” y “radicalidad”: “Vitoria está en declive, como nunca antes la habíamos visto”

– “2019 va a ser un año decisivo para nuestra ciudad, el año en que Vitoria se la juega. Después de tres años de parálisis absoluta, de retroceso y de radicalidad, los vitorianos tienen que elegir si quieren que Vitoria siga metida en esta apatía permanente en la que no se dejan de perder oportunidades o apuestan por la única alternativa, la que impulso desde el Partido Popular con un proyecto que dinamice la ciudad, que afronte los retos con ilusión y defienda lo que de verdad necesita Vitoria”, ha anunciado

27-diciembre-2018.- En la recta final de este año, la portavoz de PP Vitoria y candidata a alcaldesa, Leticia Comerón, ha asegurado que este 2018 que finaliza ha sido “un año muy negativo” para Vitoria, un año de “parálisis”, “inseguridad”, “radicalidad” y “retroceso” para la ciudad.

“Estoy muy preocupada por cómo tiene Urtaran la ciudad, Vitoria está en declive, como nunca antes la habíamos visto: sucia, parada, sin proyectos y sin futuro con este alcalde”, ha lamentado y ha asegurado que el próximo 2019 “tiene que ser el año de asentar las bases del futuro de Vitoria”.

“2019 va a ser un año decisivo para nuestra ciudad, el año en que Vitoria se la juega. Después de tres años de parálisis absoluta, de retroceso y de radicalidad, los vitorianos tienen que elegir si quieren que Vitoria siga metida en esta apatía permanente en la que no se dejan de perder oportunidades o apuestan por la única alternativa, la que impulso desde el Partido Popular con un proyecto que dinamice la ciudad, que afronte los retos con ilusión y defienda lo que de verdad necesita Vitoria”, ha anunciado.

Ha lamentado la “sensación de abandono” en la que está la ciudad, donde “no se hace ni lo mínimo”. Este año se “han batido todos los récords” de quejas en el Buzón Ciudadano por suciedad: 9 quejas al día por falta de limpieza y basura acumulada en las calles. “Las quejas vecinales son generalizadas, Vitoria está en un estado lamentable, más sucia y dejada que nunca”, ha dicho.

Y ha denunciado que el que es el proyecto más estratégico para la ciudad, el de la llegada de la Alta Velocidad a Vitoria y el soterramiento del tren “se ha parado en seco en este 2018” por el pacto PNV-PSOE en Moncloa.

Se ha agudizado el cierre de comercios

Ha añadido que en este 2018 se ha agudizado el cierre de comercios que comenzó su escalada en 2017 en toda la ciudad. El año pasado cerraron 72 comercios en Vitoria, 22 de ellos en el Ensanche. Y en el primer semestre de este 2018 han cerrado otros 40, 13 de ellos en el Centro. “El problema se agudiza y Urtaran no hace nada, no se toman medidas para atajar el declive comercial. El Centro está más abandonado y sin vida que nunca. Las cifras de comercios son las más bajas de los últimos años. Es algo que me preocupa mucho, pero sorprende la inacción de este Gobierno”, ha censurado.

Incremento de la inseguridad

“Comenzamos este 2018 con la Huelga de Policía en su momento más álgido y terminamos el año con un incremento de la inseguridad en las calles, un aumento de delitos y, sin embargo, menos agentes en las calles”, ha señalado. Y es que el 2 de enero entra en vigor el Decreto que permite la jubilación con más de 60 años y que va a afectar a en torno 38 policías por lo que el número de efectivos “se va a reducir”.

Y mientras tanto, los “delitos han seguido este año aumentando”. Según datos de todos los cuerpos de Seguridad (Guardia Civil, Policía Nacional, Ertzaintza y Policía Local) Vitoria ha sido este año la capital vasca en la que más han aumentado los delitos de agresión sexual con penetración (incremento del 133,30%), las infracciones por tráfico de drogas (aumento del 87,5%) y los robos en vehículos (aumento del 63%). Y, en este 2018, según datos de la Ertzaintza, ha habido “más de un robo de vivienda al día en Álava”, registrándose de enero a septiembre 369 denuncias de este tipo.

“Los vitorianos están preocupados con el incremento de la inseguridad en las calles de Vitoria y lejos de aumentar los agentes, el número de efectivos se va a reducir, lo que puede empeorar aún más la situación”, ha dicho Comerón.

Aumento de la radicalidad

Comerón también se ha referido al “preocupante incremento de la radicalidad” este 2018 con la brutal paliza a un joven estudiante por encapuchados en el campus de la UPV en Vitoria, “que conmocionó a la ciudad y donde los grupos políticos en Vitoria no estuvieron a la altura”, y los dos ataques a la cruz de Olarizu, un “símbolo de todos los vitorianos”, primero con pintadas “enalteciendo a ETA” y hace escasos días con un intento de destruirla. “Y de momento estos ataques no han sido respondidos con actuaciones como se merecen”, ha sentenciado.

En este 2018 ha recordado que Urtaran ha vuelto a dar dinero al entorno de presos de ETA “por tercer año”, otros 5.000 € a Etxerat, mientras ha seguido sin invertir en la ciudad. En total en 3 años 120.500 € para el independentismo y la red de apoyo a presos de ETA mientras no ha habido dinero para otros asuntos que sí eran prioritarios. “Pero si ha habido este año una imagen ha sido la de Urtaran de la mano de Otegi, Rufián y otros independentistas catalanes en Gure Esku Dago. Esto nos preocupa, un alcalde así no representa a los vitorianos. A Urtaran se le recordará como el alcalde que menos hizo pero el más radical de la historia de Vitoria”, ha dicho.

También se ha referido a las constantes ocupaciones de viviendas. “Comenzamos 2018 con okupas en plena calle Dato, que se sumaban a las del Casco Medieval, Errekaleor y Olarizu, y lo terminamos con nuevas ocupaciones en Arechavaleta y, la última, en el Palacio Álava-Velasco. Mientras tanto, “Urtaran sigue sin querer aplicar la Ley anti okupas ni aprobar el plan de derribo de Errekaleor que sigue en un cajón”.

Mala gestión económica

Comerón ha incidido en que en este 2018 se ha constatado la “mala gestión económica de Urtaran” ya que con 68 millones de euros más desde 2014 se prestan peores servicios, no hay inversiones y sin embargo ha disparado el gasto superfluo y no se reduce la deuda, todo lo contrario a lo que pide el Interventor Municipal.

En el apartado de gastos, ha incidido en la RGI de Urtaran, que ha disparado las ayudas concedidas desde el Ayuntamiento en solo un año de 2.968.693 € a 3.621.418 € y con la que han crecido los perceptores en un 47%: de 509 a 749 un año después. Y estas cifras siguen creciendo. Esta nueva modalidad de ayudas ha provocado “efecto llamada” ya el Gobierno del PNV ha hecho 118 excepciones en un año “concediendo ayudas a personas que acaban de llegar a Vitoria y que no cumplen el requisito mínimo de padrón”. Ha supuesto “menos control” y “efecto llamada” solo un año después de implantarse y todo ello mientras “el paro baja y la situación económica mejora”.

Un alcalde de retirada

Ha considerado que este 2018 ha sido la “evidencia definitiva” del “fracaso” de Urtaran como alcalde. Recientemente hemos asistido en el Ayuntamiento a la última demostración de su “incapacidad para llegar a acuerdos” con la retirada del Presupuesto para 2019, acreditando que “el que está de retirada es él”. “Estamos ante un alcalde agotado que pasará a la historia por no haber hecho absolutamente nada en la ciudad. Vitoria no puede seguir así, necesita un nuevo liderazgo”, ha subrayado Comerón.

Ilusión por Vitoria

En este sentido, la candidata a alcaldesa ha anunciado que tiene “más ilusión y ganas que nunca” de que Vitoria “salga de esta parálisis y apatía” y “aborde todos los retos pendientes que tiene por delante”. “Este año lo afronto con la ilusión de una nueva etapa, con las ideas claras y con un proyecto que responde a las necesidades de la ciudad”. Y ha incido en los siguientes retos: “recuperar la calidad de vida”, volver a ser una “ciudad limpia”, “liderar la llegada de la Alta Velocidad”, “revitalizar el Centro y el comercio y lograr una ciudad dinámica en la que pasen cosas”, y una “ciudad segura”, conseguir “que el Deporte y la Salud sean motor económico”, volver a situar a “Vitoria en el mapa” y lograr una “Vitoria industrial y con talento”. Y todo ello con “proyectos que ilusionen a los vitorianos” y haciéndolo desde la “moderación y la estabilidad”.

Ha asegurado que afronta 2019 “con la ilusión de impulsar el revulsivo que necesita la ciudad”. Y ha señalado que lo hará “a pie de calle” con la Ruta  Social y El Despacho en la Calle “escuchando a los vitorianos para seguir palpando las verdaderas necesidades de la ciudad”.

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search